Dálmata

Dálmata

Modelos: Vero Villares y Kimba Maquillaje: Laura Alonso Curado Estilismo: Felicia Photosessions Entrenador de Kimba: Juan Brea Asistentes de fotografía: Carlos Hoyos Martín y María Cristobal Autor del relato: José Manuel Díaz

Fotógrafo: Jorge Blanco Brotóns
Modelos: Vero Villares y Kimba
Maquillaje: Laura Alonso Curado
Estilismo: Felicia Photosessions
Entrenador de Kimba: Juan Brea
Asistentes de fotografía:  María Cristobal
Autor del relato: José Manuel Díaz

No sé por qué se le ocurrió traer aquel día de regalo, un animal a casa. Al principio no me hizo mucha gracia pensar que ese bichillo iba a estar corriendo por la casa, cagando y meándose por las cortinas, comiendo las patas de los muebles… en fin lo típico de una mascota pequeña.

Se suponía que mi hija iba a ser la encargada de sacarle al pis de la mañana y la noche, pero al cabo de dos meses, me ocupaba de sacarle casi todos los días… Además de adiestrarle, educarle… todo el día con él. Poco a poco iba ocupando el espacio que se va abriendo con el batir de alas de los hijos que crecen y crecen…

Consiguió introducir en mi vida la rutina de bajar al parque a diario, donde había una gente de lo más variopinta, cada dueño con su perro, muy parecidos… como si una especie de ósmosis les uniera en lo estético: hay un setter que lo lleva un señor que parece embajador de Inglaterra, con su traje tweed y sombrero, un pastor alemán de un chico atlético con barbita que podría ser policía, un bulldog francés que lo lleva una chica súper-moderna, y allí estaba yo con Ron, un dálmata precioso, musculoso, juguetón y con los lunares muy bien puestos.

Al cabo de un tiempo, tenía en el parque algunos asiduos, y sobre todo, he conocido a María, una morenaza de muy buen ver… y según me cuenta, bastante marchosa.

Tiene un marido bombero, que está impresionante, no como el mío, oficinista…y según me cuenta funciona de maravilla; las 4 noches que está de guardia y no está en casa, se pone como una loba, hasta me ha propuesto que nos lo montemos las dos y el perro… y yo claro, le he dicho que no, que por Ron siento un amor fraternal…

El relato completo lo encontrarás en el libro Con placeres . Más información sobre cómo y  dónde adquirir el libro en solicos.relatos@gmail.com y en Facebook

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s